El Derecho de Petición

El Derecho de Petición es el Derecho Fundamental que garantiza que todas las personas (naturales o jurídicas, menores o mayores de edad, de cualquier raza, grupo político, religión, etc,) puedan presentar peticiones respetuosas ante cualquier autoridad, para hacerlo no es necesaria la representación de un abogado y en ningún caso tiene costo hacerlo.

La persona que presenta un Derecho de Petición se denomina “Peticionario” para todos los efectos que están relacionados con ese Derecho de Petición; y, la entidad o autoridad que lo recibe se denomina “Peticionado”.

El acto de entrega del Derecho de Petición ante la autoridad se denomina Radicación, esto se puede hacer a través de medio físico, virtual o verbal, y en todas hay una diferencia que aquí te vamos a resolver:

-Radicación Verbal:

La Ley 1755 de 2015 estableció que el Derecho de Petición mismo puede ser presentado bien sea de manera escrita o verbal, y que el hecho de invocarlo de ésta manera no afecta su idoneidad o procedencia, posterior a ello el Decreto 1166 de 2016  reguló los aspectos de éste modo de radicación y estableció que las Peticionadas deben contar con el personal adecuado para atender las peticiones, además deben contar con los medios tecnológicos o electrónicos necesarios para realizar la correspondiente recepción, pero teniendo en cuenta que eso aún no se lleva a la práctica se estableció que una vez realizada la presentación verbal del Derecho de Petición, la peticionada deberá radicar una constancia de su recepción, la cual contará con los siguientes requisitos:

  • Número de radicado o consecutivo.
  • Fecha y hora de la presentación.
  • Datos del peticionario, o de su apoderado si se realizó a través de este, entre dichos datos se encuentran los nombres y apellidos completos, documento de identidad y dirección de correspondencia, que podrá ser física o electrónica.
  • El objeto y las razones de la petición, la falta de estas no es motivo para rechazar su recepción.
  • Documentos anexos: si comprenden información necesaria y requerida por ley, la autoridad puede rechazar la petición por la falta de estos.
  • Información de quien recibe la petición.
  • Indicación de que la petición se realizó de manera verbal.

-Radicación Escrita

Es la forma típica de presentación del Derecho de Petición, consiste en la entrega de un documento que contiene en su escrito una petición formal dirigida a una autoridad, en éste caso, para hacerlo efectivo debes entregar dos ejemplares del documento, una para que se quede en la entidad y la otra para que te sea devuelta con la fecha, hora, número consecutivo y firma del encargado que lo recibió, en algunos casos aún las peticionadas cuentan con sello que confirma la identidad de la autoridad en tu documento.

-Radicación Virtual

Es la opción más utilizada en los últimos años debido a su facilidad y agilidad, está también reglamentada por la Ley 1755 de 2015 y en ella básicamente se expresa que la radicación virtual de peticiones respetuosas consiste en el envío del documento a través de medios electrónicos, en este caso hay dos formas de hacerlo:

  • La primera de ellos se surte al enviar a través de correo electrónico un archivo de datos que contiene una petición respetuosa dirigida a una autoridad correspondiente, en este caso el peticionario debe contar con la dirección de correo electrónico que la autoridad ha destinado expresamente para recibir este tipo de peticiones, de lo contrario no se garantiza que sea recibido por la autoridad; acto seguido, el encargado de manejar el buzón de correo electrónico asignado por la peticionada abrirá el mensaje de datos y retornará al peticionario un mensaje que contiene fecha, hora, número consecutivo y firma del encargado que lo recibió.
  • La segunda opción consiste en entrar al aplicativo electrónico que las peticionadas habilitan para recibir peticiones respetuosa, llenar los datos solicitados y en el caso de ser necesario adjuntar un archivo que contiene una petición respetuosa dirigida a una autoridad correspondiente, luego de ello el aplicativo generara un número consecutivo de radicación que indica fecha y hora de radicación.

Las peticiones respetuosas o los derechos de petición como tal, se pueden presentar en cualquier tiempo ante cualquier autoridad pública o privada sobre la cuál se tenga algún interés, al presentarlo puedes solicitar cualquier cosa que sea de tu interés ya que su objeto varía dependiendo de la necesidad del ciudadano que lo presenta, no hay tema alguno sobre el que no se pueda presentar un Derecho de Petición, pero aquí te resumo los usos más comunes:

  • Solicitar el reconocimiento de un derecho
  • Exigir la intervención en un asunto en particular de una autoridad, entidad o funcionario
  • Solicitar la resolución de una situación jurídica en particular.
  • Para solicitar que se preste un servicio.
  • Para consultar, examinar y requerir copias de documentos de los que tenemos interés directo.
  • Para formular consultas sobre asuntos que directa o indirectamente nos afecten.
  • Para presentar quejas y denuncias.
  • Para hacer reclamos.
  • Solicitar información específica o realizar consultas sobre asuntos y documentación documentación que repose en las diferentes entidades, siempre y cuando no se trate de información que por ley, no tengan el carácter de reservados.

Todos debemos tener bien presente que ejercer el Derecho de Petición nos hace acreedores de una respuesta clara, concisa y puntual que resuelva el requerimiento, pretensión o consulta que hicimos; está expresamente prohibido ignorar las peticiones de éste tipo.

Es importante tener en cuenta que si una autoridad está obligada a responder Derechos de Petición, está obligada también a hacerlo con completa verdad sobre los hechos que sustentan la petición, por ello, si lo que buscas es demostrar que están ocurriendo hechos negligentes que te afectan directamente y no entiendes porque se están violando tus derechos, mi recomendación más pronta es que se presente un Derecho de Petición en donde solicites a esa autoridad que te expliqué lo que está sucediendo; de esa manera al haber negligencia la autoridad no tendrá como sustentar su mal actuar y como no puede mentir al respecto se verá obligada a contarte la verdad y en algunos casos en la respuesta incluirá la solución de tu problema.

Para entender mejor el párrafo anterior te pondré el siguiente ejemplo:

“ANGEL ARIAS y MARIA MENDEZ estuvieron casados durante 5 años pero el matrimonio terminó por actos infieles cometidos por ANGEL ARIAS, años después MARIA MENDEZ se convierte en la personera del municipio donde habitan ambos; en una noche de fin de año, ANGEL ARIAS se pasó de tragos y causó problemas en su vecindad al reproducir en su equipo de sonido música con contenido obsceno. Los vecinos llamaron a la policía, la cual llegó hasta el lugar de los hechos y obligó a ANGEL ARIAS a apagar la música; sin embargo uno de los vecinos llamó a MARIA MENDEZ para que tuviera conocimiento de los hechos, ella se acercó al lugar y ella por el rencor que aún guarda en contra de ANGEL ARIAS en su calidad de personera a sabiendas de que no estaba en sus funciones ordenó que ANGEL ARIAS fuera recluido en prisión durante 30 días por perturbar la tranquilidad de su comunidad. ANA ARIAS, la hermana de ANGEL ARIAS, está desesperada por sacar a su hermano de prisión pero sabe que MARIA MENDEZ está manipulando todos los medios para que la orden de prisión se cumpla durante 30 días, y se pregunta qué ¿puede hacer ella para que su hermano sea liberado?, ante ese hecho mi recomendación es radicar un Derecho de Petición solicitándole a la personera que explique cuál de sus funciones legales la faculta para ordenar éste arresto, en consecuencia al no tener un sustento legal que justifique su actuar en respuesta al Derecho de Petición  liberar a ANGEL ARIAS, de lo contrario son conscientes que con la simple radicación de dichas peticiones la hermana de ANGEL ARIAS puede inteponer tutelas en donde ellos sean los responsables de violar derechos humanos, así mismo las consecuencias pneales y disciplinarias para ambos funcionarios serás grandes si no se libera a un detenido que evidentemente en un Derecho de Petición se demostró es inocente de la sanción impuesta.

La ley colombiana establece que toda petición deberá resolverse dentro de los quince 15 días hábiles siguientes a su recepción, pero en los casos en los que las peticiones soliciten entrega de documentos e información el término será de 10 días, sin embargo, si en ese lapso de tiempo no se ha dado respuesta al peticionario, se entenderá, para todos los efectos legales, que la respectiva solicitud ha sido aceptada y que el peticionado ya no podrá negar lo solicitado y como consecuencia las copias se entregarán dentro de los tres (3) días hábiles siguientes.

Para las peticiones mediante las cuales se eleva una consulta a las autoridades en relación con las materias a su cargo, el término para resolver será de 30 días hábiles y en caso de que no sea posible dar respuesta en ese tiempo la autoridad debe informar al peticionario antes de los 30 días que no le será posible hacerlo e indicará el plazo en el cual atenderá su petición y bajo ninguna circunstancia ese plazo superará los 60 días.

Para los casos en los cuales no obtenemos una respuesta en el tiempo indicado es pertinente impetrar una acción de tutela para pedir que un Juez Constitucional obligue al Peticionado a respetar nuestro derecho fundamental de petición; pero, si tu Derecho de Petición versa sobre una consulta que requiere de una respuesta negativa o positiva y no es resuelto en el término establecido se entenderá que la respuesta es negativa, pero en casos especiales en pro de castigar a la autoridad la respuesta se entenderá positiva siempre y cuando se demuestre en los hechos del derecho de petición que la entidad ha incurrido en negligencia al actuar.

Es importante también indicar que el éxito de ejercer el Derecho de Petición depende en gran medida de una buena elaboración del mismo, aunque la ley enfatizó en indicar que un derecho de petición es la simple petición respetuosa ante una entidad, también es cierto que sin una coherente redacción y un fundamento legalmente sustentado la entidad no entenderá que sucede o en el peor de los caso no encontrará unas razón justa que lo obligue a responder a favor del peticionario; es por eso que en los caso más complejos en los que necesites ejercer tu Derecho de Petición recurras a la asesoría de un abogado, pués sólo así estarás seguro de que lo que buscas proteger es un Derecho y al mismo tiempo tendrás seguridad frente a las normas que regulan ese derecho.

Si llegaste aquí en busca de asesoría para elaborar un Derecho de Petición, o si lo hiciste porque ya entendiste y decidiste que debes hacerlo pero no cuentas con el suficiente apoyo normativo para preseentarlo, escribeme, con gusto atenderé tu requerimiento.